Holística | El desarrollo de la Psicología en Occidente

Por *José María Caracuel

La Psicología Occidental nace del estudio de patologías tales como la neurosis y la psicosis, por lo que su desarrollo se produce a partir de un enfoque “enfermizo” de la integridad mental. Este enfoque del psiquismo a partir de la enfermedad, implica que la salud psicológica se deduce a partir de la patología, de forma que podría causar una visión limitada y aún distorsionada de todas las posibilidades humanas.

Con el tiempo los paradigmas fueron cambiando hacia un modelo desde el cual se resaltan las cualidades más sanas del individuo, para que se concientice de ellas y las desarrolle en beneficio propio y colectivo.

En el desarrollo de la Psicología Occidental de los últimos tiempos, podemos diferenciar cuatro corrientes: el Conductismo, el Psicoanálisis, la Psicología Humanista y la Psicología Transpersonal.

El conductismo se basa en la observación del comportamiento o conducta del ser y explica el mismo como un conjunto de relaciones entre estímulos y respuestas.

El psicoanálisis desarrollado por Sigmund Freud concede una importancia decisiva a la permanencia en el subconsciente de los impulsos instintivos reprimidos por la conciencia. Utiliza el discurso inconsciente como el punto de partida para analizar los deseos y las frustraciones del paciente.

La Psicología Humanista surgió como reacción al reduccionismo del conductismo y al psicoanálisis ortodoxo freudiano, dos teorías con planteamientos opuestos en muchos sentidos. Propone la consideración integral de la persona y enfatiza sus aspectos existenciales: la libertad, el conocimiento, la responsabilidad.

En cierto modo se opone al conductismo, una psicología vista exclusivamente como una ciencia natural, intentando reducir al ser humano a variables cuantificables. También se diferencia del psicoanálisis que se había centrado en los aspectos negativos y patológicos de las personas.

La psicología Transpersonal, es la cuarta corriente y no excluye las anteriores, sino que las abarca e integra junto con las otras fuentes de las que se nutre: la Filosofía Perenne, la Teoría Cuántica y la Teoría del Todo.

Promediando el siglo XX surgieron los enfoques humanísticos y transpersonales de la psicología como consecuencia de la despersonalización que sufría el ser humano en el sistema capitalista, estos enfoques cuestionan el valor que puedan tener las propuestas verbales e intelectuales para resolver los conflictos emocionales. Si el trastorno reside en sentir emociones, entonces el tratamiento debe involucrar el terreno de los sentimientos, el cual no es precisamente verbal ni intelectual, sino emocional.

El movimiento humanista considera la psicoterapia como un medio para hacer crecer el potencial humano, la persona aprende a servirse de todos sus medios, llegando así a ser auto-responsable y dándose auto-soporte.

Las psicoterapias humanísticas no parten de nociones preconcebidas del individuo y su pasado; ponen énfasis en sentir, vivenciar, descubrir y explorar. Solamente después de vivir estos procesos psicológicos cobran importancia otros aspectos como el pensar, conceptualizar y comprender.

El principio básico de la teoría humanista es que los cambios que se facilitan con la acción terapéutica ocurren como resultado de un proceso vivencial, de un “darse cuenta”, en estar alerta, en la toma de conciencia.

La distancia terapeuta-paciente ha ido progresivamente modificándose y acortándose, llegando finalmente a la relación de persona a persona.

La psicología transpersonal es una psicología basada en la libertad, la elección, el crecimiento personal y el desarrollo de la salud emocional

El enfoque occidental ortodoxo propone tres estados saludables de la conciencia: el ordinario de vigilia, el sueño sin ensoñación y el sueño con ensoñación. Cualquier otro estado de conciencia, como las experiencias místicas o transpersonales es considerado patológico o no significativo.

La orientación de las corrientes Humanísticas de la Psicología amplía el espectro de la conciencia humana incluyendo la dimensión de lo espiritual y la unidad fundamental del individuo con el Universo, anteponiéndolas a las ideas basadas en la cognición pura y el antropocentrismo.

Esta visión contempla que cada persona forma parte un tejido de relaciones mutuamente condicionadas con el resto, con el entorno natural, y con un mundo suprasensible del que poco podemos describir pero del que vivimos su influencia. Cualquier intento de mejorar la condición humana no puede hacerse sin tomar en cuenta estos aspectos.

Esta fusión entre psicología y el mundo espiritual debe construirse sobre una base seria, libre de infantilismo, superstición, ingenuidad u oportunismo, desvíos que contaminan frecuentemente este campo de trabajo. Se impone un análisis con el método científico que no excluya los aportes del mundo del espíritu.

Parecería cristalizar la llamada de los Filósofos de la Naturaleza europeos del siglo XV en que instaban a la “…unión de la ciencia y el espíritu para erradicar el sufrimiento de la humanidad.”

También te puede interesar leer notas relacionadas

Si te interesan temas relacionados podés visitar la sección Holística de Faro Noticias >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

  • José María Caracuel
    Lic. En Ciencia Químicas (UBA)
    Fitoterapeuta
    Terapeuta Floral
    Psicòlogo Holìstica

José María Caracuel reside actualmente en el Partido de La Costa y está dispuesto a aportar sus conocimientos en la materia, no sólo a través de nuestras páginas. Cualquier inquietud sobre estos temas, no dude en consultar a través del formulario de contacto (En la cabecera botón derecho).

A lo largo de casi 50 años de actuación profesional se desempeñó en la actividad privada, la docencia y el desarrollo de normas de los ámbitos nacional, Mercosur y Panamericano.

Colaboró en distintas publicaciones por ejemplo en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) y la Unión Industrial.

Publicó en total 10 libros tanto en el ámbito de ciencia y tecnología, como en el de la divulgación científica, entre los que se encuentran:

-Recopilación trilingüe de términos metalúrgicos y definiciones. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1993
-Sistemas de Calidad. Su implementación. Cámara de Industria y Comercio de la Pcia. De Buenos Aires. 1998
-Diccionario trilingüe del Cobre. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1999
-Pensamiento y Espiritualidad. Studio Gráfico. 2012
-Ciencia Espiritual y Ciencias Fácticas. Studio Gráfico. 2013
-Ciencia, Filosofía y Misticismo. Editorial Dunken. 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*