Holística | El Sentido de la vida, tres teorías

De José María Caracuel especial para Faro Noticias |

Una clara exposición para saber donde nos situamos, y desde qué respectiva analizamos el sentido de nuestras vidas. Una lectura imperdible para aquellos que buscan conocer y conocerse más.

¿Cuál es el sentido de la vida? ¿De dónde venimos antes de nacer? ¿Hacia dónde vamos después de morir?

Estas preguntas acompañan al ser humano desde los albores de la humanidad y siempre las ha respondido apelando a los conocimientos con que contaba en cada momento histórico.

Las respuestas por diversas que sean, pueden agruparse en alguna de las tres categorías siguientes.

1- La teoría materialista, que presenta la materia como el principio de toda entidad posible.

La vida es un paréntesis en la nada, no hay nada previo al nacimiento ni posterior a la muerte.

El pensamiento es una consecuencia de la actividad bioquímica del cerebro, de forma similar a la que la bilis es una secreción de la acción del hígado, la tiroxina de la tiroides o la saliva de las glándulas salivales.

En la escala evolutiva la cúspide la ocupa la inteligencia humana, no existe nada superior a ella, el alma es una entelequia resultante del pensamiento. La inteligencia individual junto con toda su actividad y creaciones desaparece con la muerte de cada persona.

2- La idea animista, según la cual cuando nace un ser humano lo hace con un cuerpo físico junto con un alma. Así una persona está formada por cuerpo y alma. Ocupa el cuerpo físico unos 100 años aproximadamente, después de los cuales éste expira y el alma migra a una eternidad de bienestar o sufrimiento de acuerdo a los muchos o escasos aciertos o errores cometidos en esos pocos 90 o 100 años sobre la Tierra.

3- Por último se encuentra la ideología del karma y la reencarnación. Según ella, en esencia somos una entidad espiritual haciendo una experiencia en el mundo material con la finalidad de perfeccionarnos; finalizada esta experiencia, abandonamos el cuerpo físico y seguimos con nuestros otros cuerpos en un plano inmaterial continuando la tarea de evolucionar, hasta el momento en que toque encarnar nuevamente. Así en una cadena continua desarrollada secuencialmente en los mundos natural y supra natural hasta lograr la perfección que nos permite salir del ciclo de karma y reencarnación.

De acuerdo con esto, cuando se nos pregunta: “¿Ud. quién es?”, la respuesta “Yo soy José María Caracuel”, si bien no es incorrecta, analizándola desde esta perspectiva, es por lo menos incompleta; la respuesta sería:

“Soy una pequeña porción de espíritu que en este momento está habitando un cuerpo material que nació por última vez en 1952 d.C. y al cual mis padres bautizaron con el nombre de JMC.

¿Con que finalidad el espíritu encarna en un cuerpo? Para hacer una experiencia material que le permita avanzar algo en el camino hacia la perfección.

4- Existe una cuarta posición en estos temas: el Agnosticismo, que considera inaccesible para el entendimiento humano el discernimiento referente a estas cuestiones y en particular la existencia de Dios. El agnosticismo no niega la existencia de Dios sino que propone que ésta, junto con otros temas metafísicos son desconocidos e inherentemente inasequibles a la comprensión del ser humano.

Creo conveniente dedicar unas palabras al poder que las creencias ejercen sobre la configuración del pensamiento. En general, cuando los modelos se aceptan como dogmas sin análisis ni cuestionamientos, suelen funcionar como organizadores del pensar, sugieren su interpretación, determinan los resultados que los propios modelos profetizan; son de naturaleza autorrealizadora y se auto validan. En otras palabras ordenamos las ideas inconscientemente de forma que nuestras creencias y comportamientos resulten correctos.

De allí que una de las características más importante que debe desarrollar el buscador serio sea la observación ecuánime, la escucha neutra, percibir con el mismo ánimo equitativo lo que le simpatiza tanto como lo que le desagrada, lo que le resulta aceptable tanto como lo aparentemente fantasioso.

En caso contrario, lo más probable es que encuentre la afirmación que está buscando: el materialista hallará que todo empieza y termina en el mundo físico, el animista concluirá que el alma pasa a la eternidad después de la muerte y el ideólogo de la reencarnación confirmará su pasaje consecutivo y cíclico por los mundos de la materia y supra naturales hasta llegado el estado de perfección.

Para eludir esta situación debe procederse al análisis riguroso evitando el riesgo de caer en producciones supersticiosas, ingenuas, complacientes o simplemente sentimentales, tan comunes en esta materia.

Artículos relacionados en la sección Holística de Faro Noticias

Faro Noticias | Holística

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*