Holística | La Alquimia China

Por José María *Caracuel para la sección Holística de Faro Noticias |

La alquimia es una antigua disciplina filosófica que combina elementos de química, física, biología, astrología, semiótica, misticismo, espiritualidad y arte.

En la leyenda los alquimistas eran en el mejor de los casos unos delirantes que buscaban convertir los metales en oro y obtener la vida eterna. Esta descripción cabía para una mirada indulgente, en caso contario podrían ser etiquetados de dementes o peor aún, estafadores.

La verdad es que los hubo de todos los tipos, también hubo verdaderos genios en los que convergían el saber espiritual y el conocimiento científico.

Los propios alquimistas colaboraron en la construcción de esta imagen con su lenguaje hermético, extravagancias y extrañas pinturas, por ejemplo un dragón devorando su propia cola o el sol y la luna unidos en acto sexual.

Si bien la alquimia es conocida popularmente por su desarrollo en Europa a partir del siglo XI, fue practicada en Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Persia, India y China, precisamente es allí, en China donde encontramos sus orígenes.

Entre sus practicantes contamos a Paracelso, Enrique Cornelio Agrippa, Alberto Magno, Joan Valentin Andreae, Roger Bacon, Isaac Newton y Fulcanelli entre otros.

Aunque la alquimia adopta muchas formas, todas ellas pueden agruparse en dos conceptos:

La Alquimia Exterior, que fundamentalmente estaba en busca de la Piedra Filosofal, y el Elixir de la Eterna Juventud, la primera para transmutar los metales en oro y el segundo para alcanzar la inmortalidad. En el simbolismo alquímico, esta Alquimia Exterior se presenta como “El León Rojo”

En la Alquimia Interior, estos conceptos son metáforas de un trabajo espiritual para elevar lo burdo a lo sublime –transmutar el plomo en oro- y adoptar los principios de la inmortalidad del espíritu latente en cada hombre –la eterna juventud-; esta alquimia interior se representaba como “El León Verde”.

La historia nos muestra que el León Verde, tiene sus orígenes en la antigua China, con testimonios de unos 400 años a.C. Estos comienzos se designan en su sistema simbólico como la alquimia de “El Tigre y El Dragón”.

El principal objetivo de la alquimia del Tigre y el Dragón era descubrir la Píldora de la Inmortalidad, con la que se obtendría la vida eterna, que más tarde con el León Verde se conoció como el Elixir de la Eterna Juventud.

Quién la ingiriera podría abandonar el cuerpo y elevarse hacia los cielos para encontrarse con otros inmortales, dejando como señal el cuerpo intacto, como si siguiera vivo.

La alquimia china , se basa en tres ideas básicas del taoísmo:

– El CHI, una energía que circula a través del universo, una fuerza vital que impregna todo y guía el crecimiento y la regeneración. Más tarde el León Verde lo llamó fuerza etérica o fuerza vital

– El YIN y el YANG, dos fuerzas complementarias que actúan con un equilibrio de flujo y reflujo como el movimiento de las olas en el mar. La armonía de la vida depende de la armonía entre YIN y YANG.

– La tercera idea sobre la que se sustenta la alquimia del Tigre y el Dragón es la de los cinco elementos: AGUA, FUEGO, MADERA, METAL y TIERRA. A diferencia de los cuatro elementos de occidente -tierra, agua, aire y fuego- estos cinco elementos no se refieren a estados de la materia, sino a cinco distintas clases de proceso, a poderosas fuerzas siempre en movimiento cíclico.

La alquimia china también dividía sus conocimientos en alquimia exterior o Wai Tan y alquimia interior o Nei Tan. El alquimista del Tigre y el Dragón buscaba invertir la división original de Yin y Yang y lograr la unión de ambos; Wai Tan la buscaba en el laboratorio para producir el elixir de la inmortalidad y Nei Tan lo hacía en sí mismo en busca de superación espiritual.

A la luz de lo dicho, podemos reflexionar que los alquimistas, tanto chinos como europeos o de cualquier otra latitud y tiempo, no parecerían haber sido tan fantasiosos fabuladores.

La fórmula “SOLVE ET COAGULA”, en el contexto filosófico de la alquimia interior – el Nei Tan, el león verde – que en latín significa “disolver y coagular”, es una metáfora al respecto: primero disolver la supuesta frontera entre el saber espiritual y el saber científico, para luego coagular todos los conceptos en una sola filosofía que contiene la verdad de la vida.

Estos alquimistas verdaderos, con sus elixires, símbolos y magias nos estaban dando una llave, una clave cifrada para entrar en un mundo más sabio, bondadoso y pleno.

* José María Caracuel
Lic. En Ciencia Químicas (UBA)
Fitoterapeuta
Terapeuta Floral
Psicòlogo Holìstica

José María Caracuel reside actualmente en el Partido de La Costa y está dispuesto a aportar sus conocimientos en la materia, no sólo a través de nuestras páginas. Cualquier inquietud sobre estos temas, no dude en consultar a través del formulario de contacto (En la cabecera botón derecho).

A lo largo de casi 50 años de actuación profesional se desempeñó en la actividad privada, la docencia y el desarrollo de normas de los ámbitos nacional, Mercosur y Panamericano.

Colaboró en distintas publicaciones por ejemplo en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) y la Unión Industrial.

Publicó en total 10 libros tanto en el ámbito de ciencia y tecnología, como en el de la divulgación científica, entre los que se encuentran:

-Recopilación trilingüe de términos metalúrgicos y definiciones. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1993
-Sistemas de Calidad. Su implementación. Cámara de Industria y Comercio de la Pcia. De Buenos Aires. 1998
-Diccionario trilingüe del Cobre. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1999
-Pensamiento y Espiritualidad. Studio Gráfico. 2012
-Ciencia Espiritual y Ciencias Fácticas. Studio Gráfico. 2013
-Ciencia, Filosofía y Misticismo. Editorial Dunken. 2014

Visitar la sección Holística >>>>  Faro Noticias | Holística

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*