Periodismo en guerra, el sentido común o el menos común de los sentidos: chocar con la misma piedra.

EDITORIAL | Si no hay un cambio profundo en la lógica y los intereses con que se interpreta la realidad nacional y se informa, es posible que de acá a poco los argentinos estemos chocando con la misma piedra, repitiendo escenarios del pasado. Algo que no nos podemos permitir los hombres de buena fe nacidos en este país, menos aún, quienes desde los medios de comunicación, tenemos incidencia en la opinión pública.

“Serás lo que debas ser o serás antropóloga”. ¿Que quiso decir con esto el periodista Eduardo Feinmann cuando se referió a las medidas que anunció la ministra Sabina Frederic este jueves por la mañana en una entrevista en Radio Con Vos? Cabe acotar que la ministra es antropóloga.

El día anterior, miércoles 25 de diciembre, el periodista, ya había adelantado su opinión sobre la ministra. “Es nefasta dijo”. “Es lo peor que hay en la argentina”, se explayó minutos después.

La gran duda que surge es ¿que tanto conoce Feinman a Frederic? ¿Porqué su enojo indisimulable, que trasciende lo eminentemente periodístico, para convertirse en un encono personal? Sus gestos, su rostro enardecido, el moverse nerviosamente en su asiento, hablan que estamos frente a otro tipo de desavenencias.

En linea con Feinmann, horas más tarde, en un calco de lo expresado por el periodista de A24, su colega Leuco (el chico, que según da a entender el nombre de su programa, ya es grande) en el programa YSG, empezó a respondernos algunos de esos interrogantes, con un plus: la presencia en los estudios de TN de la exministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich.

Un tándem perfecto para analizar las medidas del nuevo gobierno en materia de seguridad, donde proponía un interrogante como disparador: Sentido común versus ideologismo.

El ideologismo lo representa según el periodista y la exministra, el nuevo gobierno embanderado en la doctrina Zaffaroni. El sentido común lo expresa el gobierno que se fue y que hoy es oposición.

¿Esto es así? Veamos
El nuevo gobierno, a través de su ministra de Seguridad, se propone entre otras cosas, revisar lo actuado por Gendarmería Nacional en los procedimientos que terminaron con la vida de Santiago Maldonado, y las pericias realizadas tras la muerte de Nisman. Dos casos que dividieron y dividen profundamente a los argentinos.

No van a inciar una nueva investigación, se van a remitir a todo lo que ya está escrito, a las propias investigaciones que se realizaron oportunamente. Si estamos ante dos casos de enorme repercusión pública, que causó profundas heridas en el seno de la sociedad, y que además dejó un manto de sospechas en una fuerza que en otros casos ha demostrado eficiencia y profesionalismo, ¿que es lo aconsejable para un nuevo gobierno? ¿Que indica el sentido común? ¿Dejar todo así o traer luz sobre los hechos para saldar esa grieta entre los argentinos?

Viendo las cosas desde otro ángulo, podemos decir que la exministra y el periodista coincidieron en la noche de este jueves, en que la idea de revisar estas causas, persigue la intención de acomodar las cosas a un relato concebido con antelación, para mostrar resultados de acuerdo a conclusiones fijadas de antemano con una clara intencionalidad política.
¿En que se basan para afirmar esto? ¿Que muestra han dado hasta ahora el presidente Fernandez y la ministra Frederic para que a priori Leuco y Bullrich afirmen esto? ¿No estarán pecando ellos de estar movidos por prejuicios ideológicos?

El periodismo, ¿en guerra?
Sectores del periodismo ya están dando muestras de estar ocupando el rol de la oposición. Promediando la semana anterior, cuando el ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires Sergio Berni expresó una diferencia con la ministra de la Nación sobre el uso de las pistolas Taser, varios canales titularon “Berni cruzó a Frederic”, pero fueron más allá, plantearon que había malestar en el gobierno, que preocupaba a Alberto Fernandez “el cruce entre los ministros de la nación y la provincia”. Falso, falaz, mentira.

El presidente en estos pocos días de gestión, no ha ahorrado palabras en repetir una y otra vez, que este es un gobierno de unidad que contiene distintos sectores y distintos matices. Lo expresó también la ministra Frederic en la entrevista radial de referencia y en otras declaraciones, cuando se la consultó sobre la distinta mirada que tienen ella y Berni sobre el uso de las pistolas Taser. Son distintas miradas sobre un tema casi irrelevante, si se lo compara con el enorme acuerdo que mantienen en materia de seguridad nacional. Aquí nuevamente cabe preguntarse, ¿Que nos dice el sentido común sobre esto? ¿Esta diferencia, tratada y discutida en buenos términos, en un marco de apertura y escuchando al otro, daña o enriquece?

Desde el mismo sentido común que proponen Leuco y Bulrich, ¿No es bueno para todos y todas, que de una buena vez y por todas, empecemos a sincerarnos en Argentina?

¿No será hora que empecemos a romper con esa lógica perversa e hipócrita, de mostrarnos en un todo de acuerdo para la tribuna? O lo que es peor, hablando de sentido común, no será hora de dejar de buscar fracturas en el peronismo y ayudar a sanjar diferencias en beneficio de las argentinas y argentinos, por sobre todas las cosas de los que la están pasando muy mal.

Sería alentador que este sea el caso del Frente de Todos, mostrarse como lo que son, seres humanos con diferencias, donde hay un paraguas mayor que es un proyecto en común: la nación.

De ser así encuentra un gran obstáculo. Los Feinmann, los Leuco, funcionales a los y las Bulrich, que han dejado un país destruido y ponen palos en la rueda a quienes han sido elegidos por el voto democrático de millones de argentinos para cambiar el rumbo . Esto no es acaso el sentido poco común de quienes enarbolando el sentido común, son los campeones del ideologismo.

Algo habrá que hacer, los argentinos no podemos ser rehenes de un grupo de opinólogos y comunicadores, movidos por intereses económicos, que esgrimen un ideologismo fanático y confunden a la opinión pública. Además, mienten.

Algo habrá que hacer, ¿que?, lo dirá en su momento la justicia. El periodismo puede, debe ser crítico, lo que no puede es ser parcial y funcional a intereses de unos pocos en desmedro de la mayoría, mucho menos desinformar y atentar contra la unidad y los intereses nacionales.

Alejandro Lopez

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*