Holística | Buda. Las Cuatro Nobles Verdades

Por José María Caracuel |

Buda es un término derivado del sánscrito que se aplica a quien ha logrado un completo despertar o iluminación espiritual. Este despertar implica un estado de tranquilidad mental. Esto sucede tras transcender el deseo, la aversión y la confusión.

Contrariamente a versiones erróneas muy popularizadas, Buda no es un dios, ni un profeta, ni un mesías. Tampoco es una sola persona; en la primera compilación escrita del budismo, el término Buda se refiere específicamente a aquellos que hayan despertado a la verdad.

Siddhartha Gautama, más conocido como Buda Gautama, Shakiamuni, o simplemente el Buda, fue un sabio sobre cuyas enseñanzas se fundó el budismo.

Los datos sobre su biografía no son abundantes ni precisos, pero se puede afirmar que nació en la zona del Himalaya alrededor del 550 a.C. en una familia de casta elevada. Su padre era soberano de una comarca, su madre falleció pocos días después que él naciera. Tuvo una infancia y adolescencia cómodas, acordes a su posición; se casó con su prima con quien tuvo un hijo varón.

Siempre resultó muy conmovido por el padecimiento de los demás, así en su juventud, hastiado de la vida principesca y muy afectado por los sufrimientos de sus semejantes, abandonó la casa paterna en búsqueda de la causa del dolor y las formas de superarlo.
Con este fin, se entregó al ascetismo más riguroso, del cual, sin embargo, no extrajo ningún conocimiento.

Gautama concluyó que su búsqueda no debía pasar por ningún extremo. Él, después de haber gozado de una vida principesca en un extremo, había pasado al confín contrario del ascetismo y la mortificación, sin hallar lo que buscaba, así concibió lo que llamó “Camino Medio”.

Decidió sentarse a meditar debajo de un árbol conocido actualmente como “Árbol de la Iluminación” o “Árbol Bodhi” y no moverse de ahí hasta alcanzar su objetivo. Los días pasaban y su voluntad permanecía inalterable, superaba las tentaciones, su mente se clarificaba hasta obtener la Iluminación, y se convirtió desde entonces en el Buda, el Iluminado.

A partir de aquel instante dedicó el resto de su existencia a la predicación. Consiguió la conversión de su esposa e hijo y logró escapar de un intento de asesinato.
Falleció a los ochenta años de edad. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas se repartieron entre sus principales discípulos y por último fueron depositadas en diez monumentos funerarios.

Sus enseñanzas se transmitieron oralmente hasta su transcripción, cuatro siglos después, en el Canon Pali.
Como veremos su doctrina está abierta a toda la humanidad, sin discriminación de credos, clases sociales, ni de ningún otro tipo. Sus enseñanzas no generan conflicto con ninguna creencia, religión, ni aún con los pensamientos agnósticos ni ateos.
Durante su meditación junto al Árbol Bodhi, Siddhartha Gautama recibió la Iluminación, tras ésta, Buda expuso las Cuatro Nobles Verdades, en el Sermón de Benarés, a saber:

La vida contiene sufrimiento, “La verdad del sufrimiento” Primera Verdad Noble. Esta afirmación no niega en absoluto lo bueno y gozoso de la vida sino que señala con contundencia que nacer en el reino humano lleva implícito sufrimiento.

Este sufrimiento tiene causa, “La verdad de la causa del sufrimiento” Segunda Noble Verdad. Siendo esta causa básicamente el deseo. Esto significa que llevados por la ignorancia rechazamos fuertemente cualquier experiencia de insatisfacción, dolor, contrariedad, etc. y buscamos de forma neurótica experimentar tan solo aquello que queremos experimentar.

Todo lo que tiene una causa tiene un cese, “La verdad del cese del sufrimiento”. Tercera Verdad Noble. Este es el estado de ser que realizó el Buda y que tradicionalmente es conocido como Iluminación.

Habiendo una causa del sufrimiento, también hay “un camino que aparta del sufrimiento”. La Cuarta Noble Verdad. Este camino puede formularse de muchas maneras, una de ellas, reconocida y practicada por budistas de todas las épocas y de todas las distintas escuelas se corresponde con una enseñanza atribuida al propio Buda Shakyamuni “El Noble Camino Óctuple”.
El budismo siempre se ha interesado en los sentimientos, emociones, sensaciones y cognición, en consecuencia señala tanto a las causas cognitivas como las causas emocionales del sufrimiento. La causa emocional es el deseo y su opuesto, la aversión. La causa cognitiva es la ignorancia.

*José María Caracuel
Lic. En Ciencia Químicas (UBA)
Fitoterapeuta
Terapeuta Floral
Psicòlogo Holìstica

José Caracuel reside actualmente en el Partido de La Costa y está dispuesto a aportar sus conocimientos en la materia, no sólo a través de nuestras páginas. Cualquier inquietud sobre estos temas, no dude en consultar a través del formulario de contacto (En la cabecera botón derecho).

Ha editado los siguientes libros:
-Recopilación trilingüe de términos metalúrgicos y definiciones. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1993
-Sistemas de Calidad. Su implementación. Cámara de Industria y Comercio de la Pcia. De Buenos Aires. 1998
-Diccionario trilingüe del Cobre. Instituto Nacional de Tecnología Industrial. 1999
-Pensamiento y Espiritualidad. Studio Gráfico. 2012
-Ciencia Espiritual y Ciencias Fácticas. Studio Gráfico. 2013
-Ciencia, Filosofía y Misticismo. Editorial Dunken. 2014

Visitar la sección Holística

HOLISTICA | FARO NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*