Periodistas argentinos viven dramática situación en Bolivia

Temen por sus vidas en momentos en que se encuentran escondidos en distintos lugares, los equipos periodísticos de los cuatro canales de noticias argentinos. Luego de una declaración de ADEPA, se conoció un comunicado de la cancilleria

“Nos están evacuando, nos corren por la calle a los periodistas como sinvergüenzas” dice un periodista de Telefé Noticias frente a las cámaras y agrega que se encuentra escondido esperando ser evacuado hacia el alto, lugar donde son “cuidados” por las comunidades indígenas.

Así empezaron las agresiones al periodismo extranjero, previamente se escucharon testimonios extraoficiales de “colegas atados a postes con simulacros de fusilamiento” a través de agentes de prensa locales.

Siendo las 16 horas de este jueves, las imágenes en vivo de agresiones a corresponsales de Telefé, TN, Crónica HD y América TV, se fueron viendo en las imágenes de los respectivos canales locales. Se pudo ver una agresión a Rolando Graña, en momentos en que la policía no hacía nada.

En cuestión de minutos los acontecimientos fueron pasando a mayores, el periodista de Cronica HD Marcos Bustamante junto a un camarógrafo fue perseguido hasta su hotel y se vio obligado a refugiarse en otro lugar, desde donde escondido, visiblemente nervioso y preocupado, contó en vivo la dramática situación que estaban viviendo.

El equipo periodístico de Todo Noticias (TN) también fue agredido por grupos perfectamente coordinados, todo esto sin que la policía actuara.

La auto proclamada Ministra de Comunicación de Bolivia, en declaraciones prensa manifestó que “hay periodistas organizando la sedición” y que caerá sobre ellos todo el peso de la ley Boliviana.

Ante el tenor de los hechos, en estos momentos, se conocen comunicados de ADEPA, asociación que nuclea a trabajadores de prensa, y de la cancillería argentina.

La situación se da en el marco de un virtual “escape” de los periodistas argentinos, en momentos en que llegan francotiradores que se apostan en las terrazas de los edificios.

Todo indica que el periodismo puede ser un testigo molesto de una violenta represión próxima a desatarse.

Nota en desarrollo

Faro Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*