Lula Da Silva recuperó su libertad

El ex presidente de Brasil estuvo preso en la cárcel de la ciudad de Curitiba durante 580 días.

El jueves último el Supremo Tribunal de Brasil determinó cambiar su visión sobre la prisión preventiva que recaía hasta hoy sobre el ex mandatario y decidió que no se debe utilizar hasta estar agotadas todas las instancias de apelación. Por ese motivo hoy al mediodía el juez federal Danilo Pereira Junior aceptó la solicitad de la defensa y, finalmente, Lula recuperó su libertad.

En un escenario improvisado, el principal referente del Partido de los Trabajadores se dirigió a los militantes que acampan en los alrededores de la prisión desde el 7 de abril de 2018 con la consigna “Lula Livre”.

“Mucho tiempo pensé en el día de hoy, en que no podría estar aquí con ustedes”, sostuvo Lula ante miles de personas, donde también aseguró que salió de prisión para “seguir luchando por el pueblo brasilero”.

“Lula es la figura política más importante de Brasil, es el principal opositor de Bolsonaro y por eso estaba en la cárcel y por eso no pudo participar de las elecciones”, afirmó desde San Pablo y para el programa Otra Vuelta de Megafón Luiza Mançano, periodista del portal Brasil de Fato. “Que Lula esté en las calles es muy importante para movilizar al pueblo, para salir a defender sus derechos, creo que Lula se dedicará a su actuación política”, agregó Manzano.

Sobre la situación procesal del ex mandatario, la periodista paulista detalló que tiene dos procesos diferentes: por una lado está la pena de 8 años y diez meses que estaba cumpliendo por supuesto lavado de dinero y corrupción pasiva en el marco del Lava Jato.

Esta condena todavía no fue analizada por la corte suprema de Brasil. La otra es una condena a 12 años por la reforma de una casa en San Pablo, que no está confirmada ni en segunda instancia, además de otros seis procesos ante la justicia.

Lo que exigen ahora los abogados de Lula es un análisis del proceso por considerar que su prisión es política, y por eso exigen la inhabilitación del ex juez Sergio Moro(quien condenó a Lula en primera instancia y ahora es Ministro de Justicia de Bolsonaro) y de los fiscales del Lava Jato y la nulidad del proceso.

Los reclamos de la defensa de Lula se refuerzan además luego de las filtraciones de The intercept Brasil, que denunció una articulación entre los fiscales que presentaron la denuncia y el ex juez Sergio Moro. “Esos son los próximos pasos de la batalla judicial en Brasil”, detalló Mançano, quien también recordó que Lula podría estar desde hace meses en un régimen semiabierto, al cual el ex mandatario se negó por entender que eso iba herir su dignidad al saberse inocente.

Fuente: Megafón – UnLa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*