La estrategia de Alberto Fernandez que enoja a Macri e inquieta al FMI

Este lunes Alberto Fernandez y su equipo económico se reunieron con representantes del FMI. La intención del organismo internacional fue arrancarle un compromiso de co-gobernabilidad al candidato del Frente de Todos ante la situación de debilidad del gobierno de Mauricio Macri.

Fernandez, fiel a su estrategia de hablar claro y mantener una postura firme en función de lo que entiende que es mejor para el país, contestó que no era candidato electo, que era un candidato que estaba en la misma situación que otros -trascendió que puso de ejemplo a José Luis Espert- por lo que no le podían pedir ese gesto.

La preocupación del FMI es que visualiza un Macri sin poder y un Alberto Fernandez que no acepta ningún compromiso o acuerdo de transición que lo involucre o lo salpique con errores del actual gobierno. No se sabe a ciencia cierta cual es la misión del organismo en esta visita. Se dice por lo bajo que vino a buscar un acuerdo Macri-Fernandez y que el próximo desembolso de dolares para la argentina estaría supeditado a una foto y un apretón de manos del candidato oficial con el opositor.

Macri, por el contrario, lejos de adoptar una actitud negociadora, desde este sábado que arengó a su tropa desde el balcón de la casa rosada con “si se puede” en alusión a revertir los resultados de las PASO, ha vuelto a dejar trascender que todos los problemas que padecen los argentinos, son culpa de la anterior gestión. En medio de este discurso, pide diálogo a la oposición mientras coloca a Elisa Carrió como una de las jefas de campaña, destilando veneno a dos manos.

Como si esto fuera poco el nuevo ministro de Economía Lacunza, que más parece un encargado de relaciones públicas -en sus múltiples apariciones televisivas no ha dejado deslizar una sola estadística, un gráfico o variable económica- se ha dedicado a extorsionar a los gobernadores y calumniarlos públicamente, porque estos han recurrido a la justicia por verse violadas las autonomías provinciales por la decisión del presidente de disponer de fondos que corresponden a las provincias.

Nuevamente una actitud del presidente que ha sido una constante en sus cuatro años de gobierno: A Dios rogando y con el maso dando. Pide y habla de diálogo, y en la práctica descalifica y agrede a quien piensa distinto. Ante esta peligrosa práctica, que tiene uno de sus brazos ejecutores en los medios masivos de comunicación que repiten la estrategia comunicacional al pie de la letra, ¿cual es realmente la estrategia del candidato del Frente de Todos Alberto Fernandez?

La estrategia es simple y salta a la vista, no hay dobles intenciones de la oposición, no las necesita. Ganó por un amplio margen y su tarea es cuidar los votos hasta octubre. Necesita sí, que le dejen un país lo menos destruido posible y la mayor cantidad de reservas para afrontar la difícil situación financiera que deja esta gestión. Por esta razón es que Fernandez debe salir al cruce y denunciar fugas de capitales y desmanejo de la economía y es ahí donde hábilmente manipulan sus dichos y se montan campañas sucias basadas en que “el kirchnerismo quiere prender fuego el país”. Nada más alejado de la realidad. Vuelve el discurso del miedo, irresponsable, mientras millones de argentinos no saben como harán para llegar a fin de mes.

En linea a esa estrategia que se vislumbra en Fernandez, hablar con todos, garantizar la gobernabilidad, prometer que será quien termine con la venganza en la argentina, pero a la vez mostrar firmeza a la hora de defender sus propuestas; terminada la reunión con el FMI, el Frente de Todos emitió un documento (aquí completo) en el que responsabiliza al gobierno y al organismo internacional por la situación del país. Lo fundamenta y aporta datos que muestran que esto es así. El gobierno no cumplió las metas con el Fondo y éste se equivocó en permitir que el gobierno se endeudara y el producto de esa deuda se fugara en la “timba financiera”.

Ayer hubo tensión en los mercados, subió el Riesgo País y el gobierno flanqueado por sus escribas y comunicadores culparon de esa situación a Alberto Fernandez por sus declaraciones luego de la reunión con el FMI. ¿Que pretenden? ¿Que no diga lo que piensa? ¿Que a la actitud pasiva frente a un mar de agresiones le sume un silencio cómplice mientras se toman medidas que a su entender perjudican al país? ¿En que clase de opositor quieren convertir a Alberto Fernandez?

Fiel a su estilo, luego de haber recibido críticas durante toda la jornada, anoche Fernandez publicó en Twitter un gráfico con las variables de la deuda y la fuga de dólares, acompañado por este texto: “De esto es de lo que no se quieren hacer cargo. Presidente, no busque culpables fuera de su propio Gobierno”. El gráfico muestra claramente que la deuda es casi igual a la fuga de divisas.

El problema es que en su ansiedad electoral el gobierno juega con fuego en un país que falta poco para que se encuentre en llamas. Lo graficó bien ayer en las cámaras de TN Nicolas Trotta, jefe de los equipos técnicos de Alberto Fernandez: “Es una pena que no dejen desarrollarse esta esperanza que se está gestando, que tiene el apoyo de la mitad de la población y aparece como una oportunidad sustentada en un discurso componedor de Fernandez y una renovada propuesta para la unidad y el desarrollo de los argentinos”.

Es cierto, es triste, es una pena estar inmersos en una disputa electoral, que poco tiene de democrática. No hay debate de ideas y de propuestas por parte del gobierno, y quienes pretenden esgrimirlas son arrastrados irresponsablemente por el oficialismo, a una campo de batalla donde la guerra sucia se ha convertido en la madre de todas las batallas en estas elecciones 2019.

Así todo, la estrategia de Fernandez es llegar a octubre sin hacer mucho ruido, cuidar su quinta, seguro que con lo cosechado hasta el momento le alcanza para salir victorioso y ser presidente de los argentinos. Hay que ver si lo dejan.

Alejandro Lopez | Faro Noticias

Nota relacionada: 

Declaraciones de Alberto Fernandez y documento completo del Frente de Todos luego de reunión con el FMI

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*