Lavagna en un frente con Margarita Stolbizer y Miguel Lifschitz

“Es indefectible para arrancar, que la gente tenga poder de compra” manifestó el ex ministro que prefiere hablar de cómo solucionar la inflación y aplicar una revolución educativa, en vez de referirse al movimiento de otras fuerzas políticas.

Roberto Lavagna evita opinar de los movimientos políticos de otros o bien reaccionar a alguna chicana o cuestionamiento a su persona. Por eso, no emitió una opinión directa acerca del anuncio de Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, o de las negociaciones de Sergio Massa con el kirchnerismo.

“Por el camino de la coherencia y el consenso seguimos trabajando junto a Miguel Lifschitz y a Stolbizer por un futuro mejor para todos los argentinos. La única vía para ganarle a la grieta”, escribió el ex ministro de Economía en un mensaje de Twitter.

Aludió vagamente ayer -en declaraciones radiales- a los movimientos de algunos dirigentes que en el pasado inmediato, junto a él, integraron Alternativa Federal.

“Desde el principio dijimos para que se entienda, ni Macri ni Cristina, y nos mantuvimos en esa posición. Nosotros nos hemos resistido en que nos lleven para un lado y para el otro”, afirmó.

De cara al cierre de las alianzas este miércoles por la noche, Lavagna aseguró que inscribirá Consenso 19 como un frente integrado por el Partido Socialista, el GEN y un sector justicialista llamado Tercera Posición .

El precandidato presidencial por Consenso 19 -que será candidato después de las PASO del 11 de agosto porque no disputará internas- en una jornada como la de ayer de mucho ruido político, prefirió hablar de propuestas en temas que no son menores como la solución para combatir la inflación y una suerte de revolución educativa, desandando el camino de la descentralización en la época menemista.

Consultado por radio Zónica sobre cómo se puede salir en corto plazo de un estado inflacionario, Lavagna definió dos medidas. En primer lugar, “ponerle mas dinero en el bolsillo a la gente”. “Esto es inevitable, hay que hacerlo de manera progresiva no brutal, pero es indefectible para arrancar, que la gente tenga poder de compra”, explicó.

En segundo término, propone “una rebaja de impuestos importantes, en particular para las pequeñas y medianas empresas que inviertan, reinviertan y tomen personal. Esas dos cosas juntas van a hacer que la economía arranque”.

En paralelo, habló de la necesidad de implementar una suerte de revolución productiva. Consiste en la “renacionalización de la educación”. En los 90, en la década menemista, la educación fue descentralizada y entregada a las provincias. “Eso implicó un deterioro educativo fenomenal, diferencias entre educación de primera, de tercera y de cuarta. Necesitamos un sistema educativo centralizado”, aseguró el economista.

El otro eje educativo se basa en el último informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), según el cual más del 50% de los chicos están en condiciones de pobreza. “Esto significa hipotecar el futuro de la Argentina. Por eso estamos proponiendo un programa que empieza con un gran esfuerzo en la estimulación temprana, la nutrición infantil y la educación. Desde el día cero hasta la secundaria, por las distintas carencias que esos jóvenes tienen”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*