El pingüino rescatado en las sierras de Córdoba ya se encuentra en Mundo Marino


Llegó el sábado a Mundo Marino, con un cuadro de deshidratación y anemia. Su evolución es favorable, pero los especialistas son cautos.

 

“Pijuí”, el pingüino juvenil de tipo Magallanes rescatado de una casa de familia en las Sierras de Córdoba, continúa su recuperación en Mundo Marino donde, si bien su recuperación es favorable, los médicos son cautos debido a que llegó en un estado de salud muy complicado.

Tras ser rescatado por personal del Policía Ambiental en Santa Rosa de Calamuchita y permanecer unos días en el Zoológico de Córdoba, el pingüino llegó a Mundo Marino el sábado 16 de marzo y desde entonces se encuentra bajo el estricto cuidado de expertos en fauna marina

“Llegó con un cuadro de anemia y deshidratación debido a la mala alimentación a la que estuvo expuesto”, indicaron a La Voz desde la Fundación Mundo Marino y agregaron que se le realizaron “estudios clínicos y de sangre, y se dio inicio a un protocolo de hidratación y suministro de vitaminas para estabilizarlo”.

 

Según explicaron, “Pijuí” estuvo sometido a un cuadro de alto estrés y se le realizaban estudios para descartar una posible aspergilosis, “una enfermedad ocasionada por un hongo que prolifera en ambientes poco ventilados o con hacinamiento y que afecta sus vías respiratorias”, precisaron.
La aspergilosis se encuentra estrechamente relacionada con los cuadros de estrés y por ello los profesionales de Mundo Marino siguen minuto a minuto el estado del pingüino para evaluar sus síntomas.

Si bien durante los primeros días “Pijuí” mostraba dificultades para alimentarse, la situación comenzó a mostrar una leve mejoría desde el martes.

Desde Policía Ambiental habían alertado que en la vivienda donde fue rescatado, el pingüino consumió agua dulce y peces de río, que no son aptos para la dieta que necesita. Además, no descartaron que pudiera haber ingerido otro tipo de alimentación potencialmente nociva para su especie.

De Miramar a Córdoba

El pingüino fue encontrado días atrás por una familia de Santa Rosa de Calamuchita que vacacionaba en Miramar (Buenos Aires) y luego de tenerlo por 48 horas allí, decidieron llevarlo a Córdoba en auto, dentro de una caja.

“Lo encontré más muerto que vivo en la playa y no teníamos dónde dejarlo. Tengo testigos de que le salvé la vida”, se defendió ante los inspectores de la Policía Ambiental Zulma Lucero, la mujer que lo mantuvo 20 días en el patio de su casa.

La mujer contó que jamás lo tuvo oculto y que sus vecinos conocían la historia. Incluso, sujetado con una tanza, lo llevaban al río para que nade “a diario”.

“Mi intención fue rescatarlo, no tenerlo como mascota. Tampoco lo tenía atado. Se dijeron cosas que no son ciertas”, sostuvo.

Luego de ser rescatado, “Pijuí” fue llevado al Zoológico de Córdoba y finalmente trasladado a Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú.

Pese a la gravedad del estado en el que llegó, a casi una semana de estadía en el centro especializado, comenzó a mostrar algunos signos de mejoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*