Nicolás Maduro amenazó con cerrar el Parlamento si le impiden asumir la presidencia

 

 

El mandatario venezolano denunció que la oposición al chavismo está complotada con sectores internacionales para intentar un golpe de Estado
La crisis política en Venezuela se agudiza cada vez más a pocas horas de la asunción de Nicolás Maduro como presidente. El mandatario aseguró que no descarta tomar “acciones radicales” contra el Parlamento opositor que cuestionó la legitimidad de su reelección.

Maduro acusó a sectores opositores de estar complotados con gobiernos de otros países -entre los que incluyó al argentino- para llevar adelante un golpe de Estado. “Si para enfrentar la sedición y la ilegalidad la Asamblea Nacional Constituyente decidiera en algún momento adelantar las elecciones, iríamos todos”, lanzó.

La Asamblea Nacional Constituyente es el organismo creado por el Ejecutivo e integrado solo por el oficialismo que legitimó a Maduro. El dirigente chavista está en contra de la posición que tomó la Asamblea Nacional, el Parlamento, que sí tiene representantes de la oposición y busca impedir que el jefe de Estado asuma.

El presidente venezolano denunció que la AN está “conspirando” contra la revolución bolivariana, aunque advirtió que va a derrotar “todos los complots y planes conspirativos”.

Un foco de conflicto internacional de Venezuela es el que enfrenta con los países miembros del Grupo de Lima. Los diplomáticos también están en contra de la asunción de Maduro, en línea con la oposición al chavismo.

“Les exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el Gobierno de Venezuela tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas para la defensa de la integridad la soberanía”, explicó Maduro
El mandatario tomará posesión del mando luego de ganar las elecciones de mayo por considerarlas fraudulentos ya que los principales líderes de la oposición estuvieron inhabilitados para presentarse o presos.

En la misma conferencia, Maduro fue lapidario con Mauricio Macri a quien llamó “destructor de la Argentina”. “Es un hombre repudiado que no puede salir a una esquina”, lanzó.

Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana
“Ilegítimo” y “moralmente inaceptable”. Así calificó la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) al nuevo mandato de Nicolás Maduro, que comenzará mañana con el acto de juramento y se extenderá hasta 2025.

Los obispos venezolanos, liderados por el arzobispo de Maracaibo, José Luis Azuaje Ayala, manifestaron de este modo su preocupación por el destino de Venezuela y expresaron el rechazo al nuevo gobierno al que consideran carente de legitimidad de origen.

“El pueblo venezolano vive una situación dramática y de extrema gravedad por el deterioro del respeto a sus derechos y de su calidad de vida, sumido en una creciente pobreza y sin tener a quien acudir. Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder y pretender prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas: ¡es moralmente inaceptable! Dios no quiere que por el sometimiento a injusticias sufra el pueblo.

Urge, por tanto, asumir el clamor popular de un cambio, de una concertación para una transición esperada y buscada por la inmensa mayoría”, reza el comunicado de la CEV.

Más adelante, el mismo documento expresa: “Reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo (para elegir el Presidente de la República) fue ilegítima, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por el Poder Ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y en los más altos principios de dignidad del pueblo (…). Por tanto, la pretensión de iniciar un nuevo período presidencial el 10 de enero de 2019 es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno porque carece de sustento democrático en la Justicia y en el derecho”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*