La RAE rechazó manifestaciones del lenguaje inclusivo como “amigues” y “todxs”

 

 

 

La institución cultural publicó el primer manual de estilo del idioma español para ponerle fin al debate y expresar su rechazo a intercambiar una vocal por la letra “x” o con una “e”.
Además de generar polémica, el lenguaje inclusivo parecía que había surgido como una moda pasajera. “Chiques”, “amigues”, “todes” y “nosotres” son palabras que en los últimos tiempos cobraron forma y se impusieron como un nuevo modo de hablar entre los más jóvenes. Sin embargo, el tema llegó a ser eje de debate de la Real Academia Española.

A pesar de que en las redes sociales, así como en distintos ámbitos profesionales y sociales, sea cada vez más frecuente el intercambio de una vocal por la letra “x” o con una “e” para evitar usar el género masculino para referirse a ambos sexos, son construcciones de lenguaje inclusivo que la Real Academia Española rechazó. Dario Villanueva, director de la RAE, expresó: “El problema es confundir la gramática con el machismo”.
La Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) dieron a conocer su primer manual de estilo del idioma español. La publicación sin precedentes pretende servir de guía práctica para resolver todas aquellas dudas surgidas de la evolución que en los últimos años han experimentado ciertas cuestiones ortográficas, fonéticas o gramaticales y que hoy en día siguen suscitando confusión o polémica acerca de su uso. En las mismas páginas del manual, fueron enumeradas las razones por las que la entidad española no reconoce el lenguaje inclusivo.

En el primer capítulo de la publicación, la RAE mantiene su postura de rechazar el tipo de expresiones como “todxs”, “todes” o “tod@s” por considerarlas “innecesarias”. Se sostiene que las palabras en masculino “pueden abarcar el femenino en ciertos contextos” y tampoco admite los duplicados, como “los argentinos y las argentinas”.

La doctora en Lingüística Silvia Ramírez Gelbes, profesora adjunta en la cátedra de Corrección de Estilo de la Universidad de Buenos Aires y profesora principal de Cátedra de la Universidad de San Andrés, sostiene que no es sorprendente la postura que tiene la RAE con respecto a los cambios en su lenguaje: “Es una institución muy conservadora, su propósito y su función es tratar de mantener los usos y costumbres de la lengua española lo más firme posible. Es lógico que tenga una actitud de rechazo ante la imposición de un lenguaje que crea un tercer género inexistente en el español”.

Aunque el uso del lenguaje inclusivo o no sexista es una tendencia que se está dando y debatiendo en varios países del mundo, y es más amplio que el cambio de una vocal, este mismo alienta el reemplazo de determinadas palabras por otras neutras que no impliquen usar el género masculino cuando se está hablando de todos los géneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*