Reunión de Macri y gobernadores con gusto a poco

Se reunieron dos horas en Casa Rosada. El presidente mostró los lineamientos generales del proyecto de presupuesto 2019. Se buscó cumplir una exigencia del FMI: el consenso político. Con una diversidad de intereses y miradas, la discusión de fondo la darán los legisladores.

Todo sea por la gobernabilidad, todo sea por esa foto tan necesaria del presidente argentino Mauricio Macri con los jefes provinciales para enviar una señal al FMI de acuerdo político por el déficit cero de las cuentas públicas.

Esa parecía ser la consigna este martes 11 de septiembre en la casa rosada. ¿Eso alcanza? Ni para empezar. La reunión de ayer no garantiza que el proyecto de presupuesto que tiene en carpeta el oficialismo sea ley. No sólo porque ayer no hubo firma ni texto de apoyo formal como pretendía el presidente, tendrán que trabajar mucho para ello.

El presidente Mauricio Macri mostró a los jefes provinciales los lineamientos generales del proyecto de ley del presupuesto 2019. Si bien hay gobernadores que hablaron de serios cuestionamientos a algunos ajustes y traspasos de responsabilidades a las provincias, y otros dispuestos a aprobarlo a libro cerrado, en el medio hay un número mayoritario que necesita discutir muchos puntos; además, por las diferentes realidades provinciales, hay normativas que perjudican a unos y benefician a otros.

Es un tema complejo que discutirán puntualmente diputados y senadores nacionales, pero ojo, los legisladores no responden a rajatabla ni mucho menos, a los mandatarios de sus provincias. Esto se debe a múltiples factores de orden político y constitucional. No todos los legisladores pertenecen al sector político del gobernador, y el hecho que los diputados representen a los habitantes de sus provincias y los senadores a los estados provinciales, marca una clara diferencia a la hora de emitir un voto. Los senadores estarán mas presionados por las necesidades de sus gobiernos y los diputados por los sectores productivos y gremiales sobre los que recaerá el ajuste.

Lo cierto es que la reunión de ayer no garantiza un acuerdo, fue una mera declaración de buenas intensiones, fue una foto, un guiño, una señal, una luz verde para desalentar cualquier idea de intento desestabilizador.

Nadie quiere el caos y nadie quiere el hambre. Esta es la gran contradicción. Este presupuesto cierra con el hambre y la exclusión de muchos argentinos. Esto es lo que debería estar en agenda del presidente y gobernadores. Lo demás, hasta ley, es para la foto.

Faro Noticias – Fotos Emmanuel Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*