Anuncios de Macri y Dujovne: mucho ruido y pocas nueces

Un discurso presidencial impregnado de declamaciones de buenas intenciones, pocos anuncios concretos y una visión triunfalista de estos años de gestión, en los que debido a condiciones externas desfavorables, algo pasó en la mitad del río. Además volvió a recurrir a las excusas de la herencia, esta vez fueron “los cuadernos de la corrupción Kirchnerista”.

Ayer se esperaban con ansiedad y expectativas los anuncios, primero del presidente de la nación Mauricio Macri y luego, para completar y desarrollar lo expuesto por el jefe de estado, una conferencia de prensa del ministro de economía Nicolás Dujovne. Luego de una demora de más de una hora sin explicaciones y con algunas incertidumbres y especulaciones, las medidas expuestas por los mandatarios, no colmaron las expectativas de la opinión pública y círculos políticos no oficialistas.

Durante el fin de semana, se sucedieron las reuniones en Olivos, mesa chica, mesa chica ampliada, reunión con la cúpula de la UCR hasta altas horas del domingo, versiones de renuncias y ofrecimientos para ocupar ministerios a Melconian, Prat Gay y Ernesto Sanz. Carrió a través de Twiter aportaba a la confusión. Por todo esto y mucho más se esperaban grandes anuncios.

El presidente no dijo mucho, se esperaba un cambio de rumbo económico y el anuncio de medidas tendientes a reactivar la economía y la producción. Nada de esto sucedió. El discurso presidencial giró en torno a manifestar sus buenas intenciones y a asegurar que si por él fuera, todos tendrían que vivir mejor.

“¿Creen que me hace feliz contar esta realidad? ¿Que me hace feliz no dar los recursos a la gente que más lo necesita? ¿Quién puede pensar que yo no querría pagarle a todos los profesores universitarios todo lo que piden? Claro que querría darles más aumento a los profesores universitarios, también a los enfermeros, policías. Me encantaría tener más presupuesto para ciencia y tecnología, donde se construye el futuro del país o avanzar más rápido con las obras de cloaca, agua potable, rutas, jardín de infantes que prometimos” disparó el presidente.

En relación al clima de incertidumbre y “turbulencias” en que está inmersa la economía y el futuro del país, se limitó a atribuirlo a factores externos -precio del petroleo, guerra comercial entre China y Estados Unidos, etc. – e incluyó “los cuadernos de la corrupción Kirchnerista”, a los que sumó algunos errores propios que no especificó cuales eran.

Macri siguió recurriendo a ejemplos climáticos y de navegación para ejemplificar la realidad argentina, “quienes nos prestaban plata para llegar al otro lado del río, empezaran a dudar”, dijo, y agregó en otro párrafo: “en estos meses se desataron todas las tormentas juntas”.

Entre los pocos anuncios que materializó, en relación a nuevas medidas, destacó incorporar un impuesto a las importaciones primarias de 4 pesos por dolar, y 3 pesos a las demás importaciones por cada unidad de la moneda estadounidense. Esta cifra fija, hoy a un dolar de 40$ significa un 10 % de impuesto para las primarias y de 6,7 % para las restantes.

“Sabemos que es un impuesto malo, malísimo, que va en contra de lo que queremos fomentar, que son más exportaciones para generar más trabajo de calidad en cada rincón de la Argentina, pero les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia y necesitamos de su aporte”, dijo.

Quienes inmediatamente después del anuncio presidencial se pronunciaron en contra de esta medida, lo fundamentan en que si el dolar aumenta, la cifra fija se licúa, es decir pierde valor. También se sospecha que los exportadores pueden esperar a tener un dolar más alto o influir en la depredación del peso, para que ese monto fijo represente un menor valor en relación a sus ingresos, a la hora de hacer las liquidaciones.

También el presidente anunció dos medidas hacia los sectores de menos ingresos, un bono en septiembre y otro en noviembre para la AUH (Asignación Universal por Hijo) y otros planes sociales, y la puesta en marcha del programa de precios cuidados con más de 60 productos, algunos de ellos de primera marca. “También vamos a reforzar los programas alimentarios en todo el país para garantizar la disponibilidad de alimentos en los comedores y merenderos y a partir de este mes vamos a reforzar el programa de Precios Cuidados, con especial foco en el alimento de la canasta básica” dijo.

En relación a esto hubo voces en contra, Fernando Navarro, lider del Movimiento Evita y la Cetep, manifestó que este bono de 1200$ ya estaba acordado con los movimientos sociales, por lo que a su criterio, no hubo nuevos anuncios para el sector. En este mismo sentido se manifestó el dirigente social Juan Gravois, una vez realizados los anuncios.

Para terminar, el presidente hizo referencia a lo que para él es la madre de todos los males, “es un fracaso que en 70 años no podamos resolver nuestro equilibrio fiscal y que nos haya hecho convivir la misma cantidad de años con la inflación, que hace que tengamos que estar siempre con el corazón en la boca y con tantas personas sin un trabajo de calidad”. En estos 70 años, a los que hace alusión Mauricio Macri, no da cuenta de la realidad del país de los años 50 con el advenimiento del peronismo ni de los posteriores golpes de estado donde gobiernos militares tuvieron una política económica tendiente a borrar las conquistas sociales, matar opositores y entregar el país y sus recursos económicos.

Tal vez su visión parcial de la historia, sea causa de una imposibilidad de hacer un buen diagnostico en el futuro. Quienes no conocen su historia, están condenados a repetirla dicen… Y tal vez sea así.

Dujovne tuvo poco para decir, se limitó a recordar lo anunciado por Macri y no dio demasiadas explicaciones. Preguntado sobre su supuesta renuncia en dos oportunidades durante el fin de semana, se limitó a decir que era un “soldado” del presidente. Sobre las proyecciones de la inflación para este año, que un cuadro filtró en una parte inferior con una proyección del 42%, el hoy ministro de economía ante la pregunta de una periodista de La Nación afirmó que no podía dar precisiones sobre eso, porque se trataba de una reunión de trabajo donde se manejó ese índice.

Así las cosas, luego de estas apariciones públicas del presidente de la nación y su ministro de hacienda, tal vez dos de las medidas que quedaron eclipsadas por tanta información y desmentidas dando vuelta, sean las de mayor importancia estructural y que más tela para cortar brinden en un futuro. Por lo que representan en la vida diaria de los argentinos y lo que significan politicamente, además de ese valor conceptual que cargan las cosas más allá del material, cuando se convierten en íconos o emblemas: La desaparición de los Ministerios de Trabajo y Salud.

Queda una última reflexión, por primera vez Macri asumió que estamos en emergencia y que aumentará la pobreza. Veremos cuales serán los factores climáticos que utilizará el presidente para ejemplificar los momentos que viviremos. ¿Se referirá a alguna tormenta eléctrica con rayos y truenos incluidos? Si es así veremos a quien responsabiliza por las inclemencias climáticas. Por el bien de todos los argentinos, esperemos que esto nunca suceda.

Alejandro Lopez – Faro Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*