Un obispo se reunió con narcotraficantes en el sur de México para “lograr una tregua”

Salvador Rangel, de la Diócesis de Chilpancingo, en el violento estado de Guerrero, dijo que en los últimos días ha dialogado con más de cinco grupos delictivos.

El obispo Salvador Rangel, de la Diócesis de Chilpancingo, en el violento estado mexicano de Guerrero (sur), dijo este jueves que en los últimos días ha dialogado con más de cinco grupos del narcotráfico en la zona para “lograr una tregua en sus distintas acciones”.

“Esta mañana me reuní con representantes de algún grupo (delictivo) de la sierra de Guerrero, con el objetivo de terminar con la violencia que se presenta en los municipios de la sierra y zona centro de esta entidad y que ha cobrado decenas de víctimas”, dijo Rangel a periodistas.

“Lo que estamos buscando es que haya una tregua entre las distintas partes porque la gente está sufriendo mucho”, agregó.

No es la primera vez que Rangel afirma haberse reunido con grupos del crimen organizado. Antes de las elecciones del 1 de julio dijo que pidió a los narcotraficantes que respetaran el proceso electoral.

En febrero, tras el asesinato de prelados en Guerrero, dijo que dos años atrás había conversado con un grupo para salvar la vida de un sacerdote.

Guerrero es uno de los estados más violentos de México, en 2017 registró 2.318 homicidios, la cifra más alta de todo el país. De enero a mayo de este año suma 966 asesinatos, según cifras oficiales.

Rangel también dijo que una de sus tareas para poder pacificar la zona es ver a los distintos grupos y “qué condiciones pone cada uno”.

“He tenido últimamente mucha libertad para moverme y ojalá me la sigan dando. Me muevo solo con un chofer, sin seguridad”, detalló.

El obispo dijo que si es invitado se sumará a los diálogos que anunció Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, para pacificar el país.

“Sí, veo una salida, el nuevo gobierno habla de dialogar con todo el mundo y la paz vale la pena cualquier esfuerzo a su favor, los tabúes hay que irlos rompiendo poco a poco”, dijo.

México es golpeado por una ola de violencia ligada al narcotráfico. Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno federal lanzó un polémico operativo militar antidrogas, suman más de 200.000 los asesinatos, aunque las cifras oficiales no detallan cuántos casos estarían ligados al crimen organizado.

Se registraron más de 25.000 homicidios dolosos en 2017, el año más violento desde que se inició el registro oficial, en 1997.

Con información de AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*