Barrio FILSA y Playa Grande: los vecinos se sienten “desesperados e incomunicados”

Tras los efectos de las lluvias del fin de semana, algunas zonas empiezan a retomar su normalidad, pero persiste la situación de angustia de vecinos del extremo sur de la localidad. Los remises no entran, es imposible transitar en vehículos particulares, muchos han agotado sus reservas de mercadería, y los niños no concurren a la escuela.

Cuatro días han transcurrido desde que cesaron las lluvias en San Clemente del Tuyú y la zona sur de la localidad se encuentra todavía intransitable. La altura del nivel de las napas y la falta de desagues hace que muchos moradores no puedan desempeñar sus tareas cotidianas con normalidad. En Barrio FILSA – Playa grande, los vecinos denuncian desabastecimiento.

En algunos casos, como Talas Sur y Barrio Brunacci, la situación trae complicaciones en su rutina diaria. La gente opta por simplificar y reducir viajes para proveerse de mercadería y llevar los chicos al colegio. Con dificultad, de a poco en estos dos barrios la gente va retomando sus actividades luego de tres días de inactividad total a causa de las lluvias, que si bien no superaron la media habitual en esta epoca del año, hay varios factores que hacen que el agua no drene, ya que la altura de las napas está a escasos 10 centrimetros del nivel municipal. Las calles y casas -que son muchas- que están bajo ese nivel, están completamente cubiertas de agua.

En FILSA y Playa Grande siguen “incomunicados”
La avenida tercera, que conecta el centro de la ciudad con los barrios del sur de la localidad, se encuentra cortada entre las calles 80 y 84, por estar con más de 50 centímetros de agua, y hacia el sur, pasando el puesto de caballería, es imposible circular por lo que los vecinos se manifiestan “incomunicados y dasabastecidos”.

“Los remises no entran y ya no tenemos alimentos. Hasta ahora nos manejamos, nos prestamos víveres, azucar, yerba y demás, nos veníamos arreglando. Los chicos no pueden ir al colegio y lo que es peor, ya estamos agotando las reservas de alimentos”, comenta un vecino de Barrio FYLSA a Faro Noticias y pide visibilizar su problema ante las autoridades. “Estamos viviendo días de angustia y desesperantes. Nos sentimos aislados y olvidados”.

En efecto, desde el día sábado que los remises no entran ni salen de estos barrios. Desde la remisería ubicada en Avda Talas del Tuyú y calle 89 nos informaron que a FILSA y Playa grande no se puede entrar, y que a partir de hoy, los viajes El Tala Sur son condicionales. Hasta ayer tampoco había remises para este último barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*