El PT lanzó la precandidatura de Lula y afirmó que habrá convulsión social si no lo dejan competir

 


El Partido de los Trabajadores advirtió que Brasil puede encaminarse hacia una convulsión social en caso de que la justicia electoral impida la candidatura presidencial del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, detenido desde hace dos meses por corrupción, cuya precandidatura fue lanzada este viernes en el estado de Minas Gerais.

Favorito en las elecciones, Lula debe sortear a la justicia electoral, que puede inhabilitarlo para participar de los comicios, para los cuales es favorito en las encuestas incluso luego de su condena a 12 años y un mes de prisión que según sus aliados se transformó en una “detención política”.

La presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, sostuvo que “no hay posibilidades de pacifición en un país al borde de la convulsión social con Lula detenido. Seguir con un líder así preso es querer jugar a la inestabilidad y a una salida que no sea de paz social”.

En diálogo con la prensa en Contagem, estado de Minas Gerais, durante el lanzamiento de la precandidatura de Lula, Hoffmann subrayó: “No hay otro líder con el poder de interlocución en el país como él”.

“Soy candidato porque creo sinceramente que la justicia electoral mantendrá la coherencia con sus jurisprudencia, sin curvarse al chantaje de excepción apenas para herir mi derecho y el derecho de los electores de votar en quien mejor los representa”, afirmó Lula en un manifiesto enviado al acto.

“Hace dos meses estoy preso injustamente sin haber cometido ningún delito”, agregó Lula, quien repudió al juez Sérgio Moro por condenarlo “sin pruebas” por corrupción a 12 años y un mes de prisión por presión de los medios de comunicación.

El PT lanzó el spot que apunta a “Brasil va a ser feliz de nuevo”, en el cual se compara la “tristeza” del Brasil de Michel Temer y sus aliados de centroderecha con la “esperanza” de Lula, quien gobernó el país entre 2003 y 2010 y se retiró con el 87% de popularidad según las encuestas.

Los sondeos para las elecciones de octubre encuentran a Lula favorito incluso para vencer en la primera vuelta, seguido por el ultraderechista Jair Bolsonaro, que es el primero cuando en las encuestas no aparece Lula.

Incluso hoy la consultora financiera XP Investimentos, una de las más grandes del país, puso en segundo lugar a un posible Plan B del PT, el ex alcalde de de San Pablo Fernando Haddad, en segundo lugar, empatado con la ambientalista Marina Silva y el laborista Ciro Gomes.

En el acto en el Contagem, en el Gran Belo Horizonte, un bastión de los cordones industriales donde domina el PT, decenas de dirigentes de primer nivel desde gobernadores a senadores vistieron remeras con la cara de Lula y ratificaron su candidatura.

“Estamos viendo que el martirio Lula se transformó en una movilización nacional. El pueblo siente que Lula está siendo víctima de injusticia, de un juez como Sergio Moro que viaja por Estados Unidos y Mónaco invitado por empresas y políticos antiLula”, dijo el jefe del bloque de senadores del PT, Linbergh Farias.

Hoffmann, por su parte, insistió que Lula será inscripto en la justicia electoral el 15 de agosto y que su candidatura deberá ser impugnada por algún fiscal o político opositor, tras lo cual se abre un proceso con apelaciones que puede extenderse más allá de las elecciones. “Lula será candidato incluso preso”, subrayó.

La Ley de Ficha Limpia impide a los condenados en dos instancias -como Lula- presentarse a elecciones, pero por diversos recursos contra esa legislación 145 alcaldes en la misma situación que el exsindicalista fueron elegidos y asumieron incluso con la justicia electoral fallando en contra.

“Lula no tiene los derechos políticos suspendidos y le pedimos a la justicia que pueda dar entrevistas y grabar videos desde su prisión”, dijo Hoffmann.

Lula fue condenado en dos instancias por recibir un departamento en la playa de Guarujá como soborno de la empresa constructora OAS, en el marco de la recaudación ilegal de campaña del PT, un fallo que fue apelado a la suprema corte.

El expresidente se encuentra en una sala de la Policía Federal sin rejas cumpliendo su condena a 990 kilómetros del lugar donde fue lanzada su candidatura.

En el acto ante 2000 líderes de movimientos sociales, el jefe del bloque de diputados, Paulo Pimenta, dijo que la clase media que pidió la caída de la presidenta Dilma Rousseff en 2016 ahora está “arrepentida y dispuesta a votar a Lula para volver a ser feliz”.

El nuevo spot de campaña presentado este viernes tiene música de forró, uno de los tradicionales ritmos del nordeste brasileño, lugar de nacimiento de Lula y bastión de votos del Partido de los Trabajadores y pide por “Lula Libre”.

El video muestra a personas sufrientes por la crisis económica y política y reflexiona en su comienzo: “Mi querido Brasil, mirá lo que te hicieron” y “la tristeza tendrá fin”.

El spot apunta a la población que está defraudada con la promesa de crecimiento y empleo del gobierno del presidente Michel Temer, quien llegó al poder con la destitución de Dilma Rousseff, del PT, en 2016.

Lula reapareció públicamente el martes último por videoconferencia y como testigo ante el juez Daniel Bretas, quien investiga si hubo pago de coimas a delegados de países africanos para obtener votos para la conquista de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos 2016.

En la ocasión, vestido de traje y corbata con los colores de Brasil, Lula afirmó sobre el “denuncismo reinante en el país” y volvió a fustigar “las mentiras” sobre su condena, basada en que recibió un departamento como soborno por parte de la constructora OAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*