San Clemente del Tuyú: El municipio ante el desafío de la topografía y el crecimiento demográfico

El Partido de La Costa está a la cabeza del crecimiento demográfico provincial y San Clemente del Tuyú constituye una extensa localidad que requiere nuevas obras y nuevos servicios día a día. Lluvias, aumento de las napas freáticas y la autovía como dique, se convierten en un cóctel explosivo para una localidad que se encuentra bajo el nivel del mar.

En la apertura de sesiones del Consejo Deliberante de este año, en su discurso inaugural, el intendente municipal proyectó como eje dar cuenta del crecimiento demográfico del partido de La Costa. El distrito está a la cabeza de ese crecimiento en la provincia, más de 4000 personas por año eligen vivir en La Costa. Para un municipio que el último censo registró 80.000 habitantes, esto supone un aumento de su población del 5% anual. Una cifra sideral si se la compara con cualquier municipio de la provincia.

Lo anunciado, supone más servicios, más infraestructura y más educación, entre otras cosas. Y así lo manifestó Juan Pablo De Jesús ante los ediles de las distintas fuerzas políticas en el Concejo Deliberante. Para dar cuenta de esta realidad y las demandas que genera, se dispuso la creación de dos nuevas secretarías, de Educación y de Relaciones Institucionales. Además se han ido creando nuevas delegaciones y realizando reestructuraciones en distintas áreas, con la premisa, a la vez, de realizar una refuncionabilidad de las mismas que vaya en linea de las demandas y reducir el gasto público. De acuerdo a lo manifestado por distintos voceros oficiales, se han eliminado 30 cargos políticos y jerárquicos en lo que va del año.

San Clemente del Tuyú es una localidad testigo de esto y un ejemplo potencial, con el agravante de su realidad geográfica. Es una ciudad por demás extensa que se encuentra bajo el nivel del mar. Desde el Puerto a Playa Crande hay una extensión de 7 kilómetros, que salvo una franja de 500 mts entre El Tala y Barrio Filsa, está poblado con un enorme crecimiento demográfico que supera la media del distrito. Esto supone mayores obras y mayores servicios. La ampliación de los sectores para la recolección de residuos crece constantemente y la demanda de luminarias está a la orden del día, así como la apertura y reacondicionamiento de calles. A esto se suma un creciente pedido de los vecinos en la extensión de los recorridos del transporte público de pasajeros.

Para dar cuenta de esta realidad, Juan Pablo De Jesús ha resuelto recientemente, la creación de una nueva delegación que abarca desde la Avenida Primera hacia el sur de la localidad, una extensión que supera los cuatro kilómetros de longitud sobre la franja costera, con las características descriptas y un agravante: las lluvias, el aumento de las napas freáticas y la construcción de la autovía 11 que constituye un dique para el escurrimiento de las aguas de los campos de la región. Esto para terrenos y calles que se encuentran bajo el nivel del mar, es un cóctel explosivo.

Lluvias, napas y autovía: Un cóctel explosivo.

En relación al problema de la autovía que impide la canalización de las aguas, meses atrás el municipio se adelantó a las consecuencias y con preocupación generó varias reuniones con las autoridades de Hidráulica de la provincia, por lo que se dispuso la apertura de un nuevo canal lindero a la antigua ruta 11 que unía General Lavalle y Mar de Ajó. Esto resultará un alivio y ayuda al arroyo La Tijeras, que desemboca en las rías que llevan el agua de los campos hacia el mar. La provincia se dispuso a la realización de las obras, pero la lluvia se adelantó y se incrementó, lo que constituye un problema para todas las zonas que por su pendiente, escurren las aguas hacia el mar por las vías antes mencionadas.

El sur de San Clemente del Tuyú es un ejemplo de esto, y el día lunes, trabajando contra reloj y a destajo, servicios públicos de la municipalidad se dispuso a abrir un canal en la calle 86 entre Costanera y 18, el cual logró aliviar la situación de las manzanas que se encuentran linderas al playón, entre Talas Sur y Barrio Filsa. Una enorme retroexcavadora transportada en un camión semi-remolque llamó la atención de vecinos y transeúntes, el boca a boca llevó la explicación de la presencia de la máquina en el lugar, por la noche se empezaron a ver los resultados de los trabajos y el nivel de las aguas había bajado 10 centímetros. Una medida ínfima si se la compara en términos métricos, una alivio enorme si esos 10 centímetros son los que impiden que el agua ingrese a un hogar.

Como muchos de los problemas que enfrentamos los argentinos, en lo macro y en lo micro, en lo general y lo particular, en lo nacional y en lo local, los problemas no empezaron ayer, y muchas veces son producto de malas gestiones o magras planificaciones, pero no todo es desidia y desatención. Influyen múltiples factores, el crecimiento demográfico y el cambio climático son ejemplo de esto y en San Clemente del Tuyú se está padeciendo.

Lo cierto que hay un gobierno municipal atento y lo ha expuesto en marzo en el Concejo Deliberante. Hay un intendente presente que semanalmente visita la localidad, el día lunes visitó otra de las preocupaciones de los sanclementinos -la obra hidráulica que por estos mismos inconvenientes se realiza entre el muelle y calle 2- y la nueva plaza de deportes sobre Costanera. Las fuerzas políticas de la oposición deben acompañar estas iniciativas y los vecinos debemos aportar lo nuestro, que es no contribuir al desaliento y la desinformación. El boca a boca debe contribuir a la construcción colectiva para solucionar problemas comunes. Cuando no se hace, el arma es la denuncia, cuando se hace, es hora de transmitir aliento y aprobación, más allá de los intereses políticos.

En momentos que el panorama nacional es oscuro y asoman nubarrones en el horizonte, los costeros debemos estar más unidos que nunca.

Alejandro Lopez – Faro Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*