En la Costa le encontraron la vuelta para un verano exitoso: aumentaron sólo 10% y logran más reservas

 

 
Frente a un flojo verano pasado, Mar del Plata es la más optimista, por las promos del Banco Provincia y la oferta teatral. Cariló y Pinamar también esperan más visitantes

 

 

El verano 2017 fue difícil para la Costa Atlántica. Muchas propiedades quedaron sin alquilar y los hoteles no lograron la ocupación deseada. Sólo repuntó en la segunda quincena de enero y los fines de semana.

Conscientes de que muchos argentinos optaron por países vecinos, este año la mayoría de los hoteles y propietarios de inmuebles aseguran que hicieron un “esfuerzo” para mantener los precios o ajustarlos hasta 10%, para ser más competitivos frente a playas de Uruguay y Brasil.

Por estos días, el nivel de reservas hoteleras y alquileres para enero son 10% mayores que hace un año.

Según sea la ciudad, las expectativas son buenas o muy buenas, pero la tendencia de los visitantes de reservar a último momento, sobre la fecha, y por períodos cortos dificulta las proyecciones.

Mar del Plata es la ciudad con mejores expectativas; aseguran que las promociones del Banco Provincia, además de otras propias, y las variadas opciones teatrales, con la mayoría de las salas abiertas a diferencia de enero pasado y obras de importancia en cartel, como Fuerza Bruta, contribuirán a tener un buen verano.

En La Feliz, el ritmo de alquileres de propiedades es alentador. “Tenemos alquilado ya de 10% a 20% más que en enero pasado. El verano pasado fue de cinco puntos, éste será bueno, sin ser grandioso. Para la primera quincena se está trabajando mejor que el año pasado. La mayoría alquila 7 o 15 días, son pocos los que lo hacen un mes”, precisó Miguel Ángel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros marplatense. “Recomendamos mantener precios a propietarios y lo hicieron”, destacó.

Los hoteleros de La Feliz también son optimistas. “Hay excelentes reservas para fin de año, para enero venimos un 10% arriba que la temporada pasada. La Provincia trabajó mucho, con descuentos del Banco. Estamos por cerrar un convenio con teatros para que los huéspedes tengan hasta 50% de rebaja en entradas. Y se trata de incluir más servicios, como estadía más balneario con traslados. Por eso, las expectativas son muy buenas”, comentó Eduardo Palena, vicepresidente de la filial Mar del Plata de Fehgra, y agregó que las tarifas hoteleras se ajustaron hasta 20%.

En Pinamar y Cariló las expectativas son mejores, pero no tan optimistas como en La Feliz. Los alquileres aumentaron hasta un 10% en ambos balnearios, pero los inmuebles que no se alquilaron la temporada pasada mantuvieron los precios.

“Estamos 10% arriba del verano pasado, cuando en enero hubo de 25% a 30% de desocupación. A fines de julio pactamos valores para tener una mejor temporada, hablamos mucho con los propietarios. Se aumentó de 5% a 10% el precio como máximo, y los que no lograron alquilar aceptaron mantener los valores. Cariló compite mucho con Punta del Este”, explicó Jorge santamarina, presidente de la Inmobiliaria Santamarina de Cariló. Aseguró que las propiedades promedian ya 85% de ocupación en la primera quincena, pero aún viene floja la segunda, que está al 55%, aunque se prevé mejore sobre la fecha.

En Cariló un 20% se alquila todo el mes y un 80%, por quincena. Las estadías semanales se orientan a apart-hoteles, explicó Santamarina. Para promover el destino, en enero comenzará a funcionar por primera vez la Cámara de Turismo de Cariló, que reunirá a todos los actores.

En Pinamar la expectativa es similar; tiene 5% a 7% más de reservas hoy para enero que un año atrás. “Los precios se ajustaron hasta 10% y los que no alquilaron mantuvieron los valores, aunque no querían, porque queremos que la gente venga y no elija destinos del exterior”, explicó Matías Márquez, presidente de Inmobiliaria Márquez. Para la primera quincena, de 65% a 70% de los inmuebles de Pinamar está reservada; la segunda, más cara, está en un 55%. “No se alquilan departamentos a grupos de jóvenes, para evitar problemas, sino la ocupación sería mucho más alta”, aclaró. “Muchas familias alquilan el mes y se turnan por semana o quincena. El mes cuesta de 10% a 15% menos que dos quincenas”, dijo.

En tanto, los hoteleros de Pinamar vienen mejor, pero están más sujetos a reservas de último momento, por eso la preocupación es mayor. “Sólo aumentamos 10% las tarifas, nuestros costos lo hicieron mucho más, pero no nos queda otra, el verano pasado fue malo. Sí habrá mucha gente para fin de año; la primera quincena viene mejor que la segunda, pero la segunda siempre explota, hay que esperar. Se reserva a último momento y por pocos días”, comentó Diana Fruniz, vicepresidente de la filial de Fehgra de Pinamar. “No tenemos el presupuesto de Mar del Plata para hacer promoción; desde la Provincia nos dijeron que no había dinero para turismo y Mar del Plata salió con todo”, se quejó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*