Correo de Lectores | Desde Brasil, de Islandia y Suiza directo hacia La Costa.

Pedro nos envía una “curiosidad cultural” que va más allá de esto. Nos invita a pensar y reflexionar al conocer otras realidades. Desde Brasil, nos envía una reflexión de su paso por Islandia y Suiza.

Hola, Ale!!!.Ahora sí que vamos a ir para adelante!!! Vamos, carajo!!! Palos y a la bolsa con la grasada. Era hora que tuvieramos un gobierno que acabe con la corrupcion. Dale señorito, no les aflojes, metelos en cana a todos. Debe ser el pensamiento-sentimiento de la mayoría del Gran Pueblo Argentino Salud. Ahora sí, que nos vamos a recibir de Nación.

Siempre te lo dije, somos una republiqueta bananera. Las camionetas y la electricidad no lo pueden esconder. Imaginate como nos deben estar mirando desde Europa. Suecia, Noruega, Dinamarca, Suiza. Qué estarán pensando de nosotros?

Te cuento una historietita. Islandia es un pais que vive 7 meses al año cubierto por el hielo, lo que no impide que tengan uno de los standard de vida más altos del planeta y uno de los mejores sistemas de asistencia y previción social del mundo junto a los paises que antes mencioné. Bueno, como es un territorio volcánico, está lleno de aguas termales, incluso en la zona de Reykjavik, la capital. Esto les permite a los islandeses tomar baño en las piletas termales gigantescas donde todos los días después del horario de trabajo acuden la mayoría de las familias de la ciudad; en otras zonas del resto del país, también. Lo más interesante es que junto al pueblo acuden los mandatarios del gobierno, incluso el Primer Ministro. Sí, como leés, todos juntos en las mismas piletas porque los políticos no tienen motivo para esconderse del pueblo. El periodista extranjero que estaba haciendo el reportaje le preguntó a la gente de que hablaban los ciudadanos durante esa hora, hora y media diaria que estaban en las piletas, y la respuesta fue: Ue! Prncipalmente de política.

Otra, en Suiza el gobierno tiene solo siete ministerios, para administrar el pais más rico del mundo y con una de las organizaciones sociales más complejas y completas que se conocen. Este grupo se llama El Cosejo Federal, y cada año uno de estos ministros se turna en la presidencia del pais. También, cada tres o cuatro meses, los siete políticos juntos -que van todos los días al palacio de gobierno en transporte público-, salen de gira por alguna ciudad o pueblo de Suiza a pié, caminando por las calles para escuchar las sugerencias del pueblo. Y sin guardaespaldas!!!

Además, los políticos de estos paises viven en casas normales, ninguno tiene una mansión dentro de un country, ni siquiera después de haber estado en el gobierno. La sobriedad es una de las señales más claras de avance cultural.

En brasil, otra republiqueta bananera, acaba de renunciar el diputado Tiririca, que fue un famoso payaso de circo. Alegó que no podía continuar en un parlamento que es una payasada.

No se que estarás pensando al leer estas cosas, se me ocurre que, tal vez -vos lo sabrás mejor que yo- no sería una mala idea contar esta hisotrietita en El Faro. Me parece muy reveladora en un momento en que, en la República “que ‘no’ supimos construir”, la gente pueda tener una información como ésta, como una curiosidad cultural.
Esperando que estés bien, te mando un fuerte abrazo.

Pedro

NDR: Pedro es un amigo con el cual compartimos largas horas de caminatas y conversaciones por nuestras playas, en épocas en que pensar podía costarnos la vida. En esas charlas “filosóficas” de adolescentes que se interrumpieron durante 25 años y reproducimos luego del reencuentro, mantenemos vivas diferencias, pero nos escuchamos y tomamos cosas del otro. Hemos discutido hasta rabiar, pero los dos sabemos del aporte mutuo. Por ejemplo, yo no estoy de acuerdo en que seamos una república bananera, pero dejo abierta la posibilidad de que sea así. El término en sí mismo me resulta peyorativo, lo descalifico a priori. ¿Usted que piensa? Por último una duda: ¿En Finlandia y Suiza, es tan así? Si alguien sabe, que chifle. Abrazo a la distancia Pedro, gracias por tus palabras. Alejandro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*