Chau internet gratis, cada click tendrá su costo

Estamos ante el fin de la gratuidad de internet. Lo que muchos temíamos que hicieran las corporaciones de la web, lo hace el gobierno con la incorporación del IVA a revistas, libros, diarios y blogs digitales. Todo sitio de descargas o bases de datos y hasta clubes, pagarán impuestos. ¿Cómo se trasladarán esos costos a los usuarios?

Tal como informamos en la edición de hoy, la reforma tributaria que ingresó esta mañana al congreso, modifica impuestos e incorpora otros servicios que deben tributar.

En el caso de los servicios por el uso o comercialización en internet, se vienen medidas que en lo inmediato impactan enormemente en el uso gratuito y masivo tal como concebimos hoy a la web. Sitios de películas, juegos, música y videos, deberán pagar IVA, persigan o no fines de lucro, aunque ofrezcan sus servicios gratuitos.

Esto no sería tan grave si la realidad sería que el entretenimiento en internet debe ser pago de ahora en más, todo quedaría reducido a que millones de fanaticos en el mundo vieran enflaquecer sus bolsillos. Lo grave es que con la reforma que se propone el gobierno, grava todo o casi todo en la web.

Hasta ahora el IVA estaba exento como forma de promover el uso de internet, socializarlo y masificarlo. Una de las ventajas de esta nueva era digital era la horizontalidad de los recursos, la gratuitidad del servicio que permite el libre acceso de todas/os al conocimiento, los cientos de miles de sitios de formación e información absolutamente gratuitos. Si bien internet ha venido a quitarnos privacidad e introduce cambios de conducta negativos en las relaciones sociales, todo esto era compensado y eclipsado por el carácter igualitario y democrático del acceso a la información. Una de las razones que posibilitaban esto era la gratuidad, uno de los pilares de su masificación y popularidad.

A partir de esta ley, lo único gratuito a la vista es tener una dirección de correo electrónico y poder navegar por la red. De ahí en más se paga TODO. Todas las acciones que hoy hacemos, escuchar música, bajar una foto, ver un video, hacer un trámite, compar o vender, todas esas plataformas, de ahora en más deben pagar IVA para poder estar en la web. Lo peor es que sitios de educación, formación, tutoriales, inestigación y demas actividades que hacen a la promoción humana, también deberán pagar IVA. La cosa no queda ahí: Si uno introce en algún sitio buscador el nombre de un amigo que no ve hace años, o utiliza cualquier base de datos para hacer una búsqueda de algo, ese sitio también debe pagar. Cada click tendrá su costo.

Hay que ver cómo repercute esto en los consumidores y cómo se trasladan esos impuestos, que son del orden del 20%, la quinta parte en términos prácticos. ¿La quinta parte de qué?, es la pregunta. Lo concreto que el valor de los alojamientos de ahora en más sufriran ese aumento. A olvidarse de los alojamientos gratuitos en internet, pero si con suerte y por obra de la creatividad de alguien usted consigue un hosting gratuito, en caso que quiera tener una página web de un negocio, deberá pagar impuestos. Todo lo que signifique mostrar un negocio, una empresa, debe pagar. Si usted quiere tener una página de su mercadito, kiosco o taller, olvídese de que sea gratuito, tal como lo concebimos hasta hoy. Si usted es un profesional que tiene un sitio web con información o si es un artista que pretende mostrar sus obras, también debe pagar. La sola suposición que ese sitio significa una publicidad de alguien o difusión de algo, sea una persona física o jurídica, debe pagar tributo.

El colmo del disparate para asestar el golpe final a la popularidad, masividad, horizontalidad y democracia en la web es que sitios de libros, diarios, revistas y demás herramientas de comunicación, también deberan pagar IVA. Algo que hasta hace muy poco, y en algunos casos hasta hoy, esta exento de impuestos en la vida real. Un ejemplo: la edición de diarios y revistas gráficos para terceros, no solo no paga IVA, sino que no paga ingresos brutos. Si queres editar para terceros en la web, pagas igual. Si editas en forma particular, también pagás.

Si cómo repercutirá en los consumidores de internet ese porcentaje de IVA es el gran interrogante en términos económicos, hay un interrogante mayor y tiene que ver en cómo se manifestará esto en términos sociales. Si nos remitimos al espíritu de esta nueva ley que dice que deben pagar IVA:

• La puesta a disposición de bases de datos y cualquier servicio generado automáticamente desde un ordenador, a través de Internet o de una red electrónica, en respuesta a una introducción de datos específicos efectuada por el cliente.

• Los servicios de clubes en línea o webs de citas.

• El servicio brindado por blogs, revistas o periódicos en línea.

• La provisión de servicios de Internet.

El futuro no es muy alentador, pero eso será otro tema que desarrollaremos a medida que conozcamos un poco más de esta reforma que grava a la madre de todos los medios: Internet. En un mundo donde la tendencia es alentar y promover la comunicación, lo que pasa en Argentina en este aspecto, es por demás RARO.

Información completa de cómo es la ley, cada uno de los ítems gravados

Pagarán IVA los servicios digitales: diarios, libros, películas, juegos y hasta Tinder

De la redacción de El Faro.

Lea también

No, no estoy dispuesto a dar esa batalla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*