Los lectorcitos de El Faro nos escriben y opinan sobre nuestra comunidad

Alumnos de 5to Año del colegio Ceferino Namuncurá formaron parte de una iniciativa pedagógica mediante la cual se dirigieron a nuestro medio y expresaron su mirada sobre las problemáticas existentes en San Clemente del Tuyú.

A través de una propuesta canalizada por la docente Silvia Czopko y el acompañamiento de Paula Sase, integrante del gabinete psicopedagógico del colegio Ceferino Namuncurá, los alumnos de 5to Año enviaron sus cartas de lectores a El Faro, aportando su opinión sobre los inconvenientes más importantes que presenta San Clemente del Tuyú. De acuerdo con lo que nos comentaron, los chicos tomaron una problemática de estado público y desarrollaron el contenido de sus cartas, en el marco de las pautas brindadas en la materia Práctica del Lenguaje.
A continuación, las cartas de lectores de los estudiantes:

Lo que me impulsa a escribir esta carta es la falta de seguridad que hay en la plaza de mi barrio, Plaza Independencia. Tenemos una plaza muy hermosa, pero lamentablemente las motos y cuatriciclos la usan como una calle, convirtiéndola en un lugar peligroso, tanto para los niños como para las familias. Estaría bueno que controlen este tipo de vehículos o cerquen la plaza, así los niños pueden jugar libremente.

Agostina Rostagño. DNI 47.748.112. San Clemente.

——-

Hola, me llamo Abel Agustín Arrieta, vivo en San Clemente del Tuyú y tengo 10 años. Me dirijo a usted por el motivo de la contaminación ambiental de las playas. Mi padre trabaja en verano vendiendo churros y utiliza bolsas de papel para colaborar con el cuidado del medio ambiente, pero muchas personas que trabajan en las playas utilizan bolsas plásticas.
Propongo que haya más control de los residuos en defensa del medio ambiente.

——-

Le escribo para contarle mi tristeza provocada por la gente que arroja basura al mar o la deja descuidadamente en la playa, logrando que, cuando sube la marea, el agua se la lleva. También me genera bronca ver que, cuando voy al mar a disfrutar el agua y siento que hay peces que me rozan, en realidad se trata de una bolsa de basura o un pañal.
Creo que esto se solucionaría si el Municipio pusiera más carteles de “NO arrojar basura” para que la gente los respete. Además, en las escuelas, los chicos podrían hacer volantes que expliquen lo importante que es cuidar la playa para nosotros y para los seres vivos que hay habitando, y que después se los muestren a sus familias y vecinos.

Juan Bautista Velázquez, San Clemente.

——-

Lo que me lleva a escribir esta carta es el exceso de velocidad y el incumplimiento de las normas de seguridad, debido en gran parte a la irresponsabilidad de quienes habitamos el partido de la Costa. Cada día veo a los motociclistas a altas velocidades, sin casco, sin documentación y otras deficiencias. Algunos llevan a sus niños sin protección y a una velocidad que no sería correcta.
¿Cómo puede ser? ¿Tan apurados están? A muchos les molestan esas irregularidades, pero no hacen nada. Yo me pregunto, ¿la vida de uno no vale nada? ¿Tan difícil es respetar a los otros? Respetar las normas de transito y cumplirlas es responsabilidad de todos.
Por esto, si no tenemos casco, debemos pedir prestado; si no hay señales de tránsito señaladas, debemos hacer los reclamos necesarios; si alguien lleva niños, tiene que conducir a mínima velocidad y con protección adecuada.
De esta forma, lograremos respetar y cuidarnos a uno mismo y al otro, haciendo que el Partido de la Costa sea un buen lugar para todos y con buenas normas de convivencia.

Joaquin Correa Molina, San Clemente.

——-

La escuela y los chicos se quedaron solos

Ciento setenta mil adolescentes dejan la escuela secundaria en la Provincia de Buenos Aires todos los años, prácticamente la misma cantidad que hace diez años. Más que dejarla, son expulsados, las estadísticas muestran que “la pelean”, intentan, repiten, fracasan, vuelven a intentar, rinden las materias, aprueban las que pueden, y al final, se van… Con menos de dieciocho años se quedan en la calle, con crecientes dificultades para construir su futuro, el mercado laboral formal no tendrá un lugar para ellos, les costará integrarse a la sociedad, acceder a la salud, a la seguridad social, a la estabilidad económica que les garantice una vida armónica, una desgracia para ellos y para nosotros como sociedad.

Julieta M. Arce. DNI. 47.748.185.

——-

Por una plaza limpia y cuidada

Lo que me impulsa a escribir esta carta es que algunas de las plazas de San Clemente no han sido cuidadas, están escritas y los juegos están rotos. Necesito que se publique esta carta para que la gente cuide y respete , las plazas, playas y demás espacios comunes a todos los ciudadanos.

Lautaro Silva. DNI 48.024.437. San Clemente.

————–

Esquinas Limpias

Siento que nuestra ciudad no está cuidada por tener la basura por muchos días en las esquinas. El camión recolector pasa cuando quiere y nadie se hace cargo.
Los vecinos convivimos con esta suciedad y no es lo más saludable ni para nosotros que vivimos acá ni para los turistas que visitan San Clemente.
Espero que, al publicar este mensaje, las autoridades reaccionen.

Lionel Martinez. DNI 47.397.529. San Clemente.





Perros callejeros: Una historia “Sin Fin”

 

Estimado Alejandro:

A través de su diario quiero comunicar a la comunidad de San Clemente del Tuyú la siguiente inquietud alarmante. Como propietario y residente desde hace muchos años vine a San Clemente a disfrutar de su belleza pero me encontré con una triste realidad de perros abandonados y perros que a pesar de tener dueño viven en la calle.

Yo no vine a San Clemente a cuidar perros pero mi sensibilidad no me permitió ser indiferente, es así que recogí perros en mi casa y comencé a darles de comer a perros abandonados en la calle.

Esto me trajo muchos problemas por mi accionar con individuos muy indiferentes llegando incluso a denuncia policial de un vecino.

En el día de la fecha un individuo que dijo ser el encargado de la terminal de ómnibus mientras yo me encontraba allí me intimó a que deje de darle de comer a los animales que se encuentran allí aduciendo que el lugar no es un canil. En principio el individuo está muy equivocado porque en principio se dirige a un desconocido que no está faltando a la ley, y en segundo lugar por dirigirse a una persona que lo dobla en edad e indicarle que es lo que tiene que hacer.

Esto me dejó mal porque los individuos en su mayoría son insensibles-indiferentes con una gran falta de humanidad. De estas actitudes tengo incontables ejemplos.

Es por ello que aporto una idea para la solución del problema.
1.Identificar a los dueños de los perros de la calle e intimarlos a recogerlos, en caso contrario multarlos.
2.Crear un impuesto municipal para hacer un canil como corresponde administrado por una comisión renovable anualmente con otra comisión controladora y formada por personas reconocidas con sensibilidad hacia los animales.

Espero que tenga efecto esta exposición. Hasta pronto Alejandro.

W. I.

Estimado Lector: El tema que plantea es recurrente. En Junio se cumplen 10 años de nuestra publicación y desde nuestros primeros ejemplares nos ocupa el drama de los perros abandonados. Recuerdo que en esa época hubo un envenenamiento masivo que generó una gran polémica, incluso hubo sospechas públicas de una campaña de exterminio.

En ese entonces asistimos a la reconversión de la protectora de animales DUVA (Defensores Unidos de la Vida Animal) en APAC (Asociación Protectora de Animales Callejeros) en diversas reuniones que se realizaron en el Club de Pesca, con la participación en ese entonces de más de 50 vecinos movidos por el amor a los animales y convocados a través de “cartelitos” en los negocios.

Eso ponía en evidencia la preocupación por el tema y la posibilidad de organizarse. El arranque de APAC fue tan importante socialmente, que acunó en su seno oportunistas que buscaron beneficios propios y mala gente que boicoteó la organización que se estaba generando. Lo bueno es que la problemática tomó estado público y al tiempo se fundó Chichos, que capitalizó en su favor lo actuado anteriormente por la y el hecho de ser una necesidad de estado público. Este beneficio “histórico” y la decisión férrea de su presidenta Gabriela Falaguerra de seguir adelante contra viento y marea, hicieron lo demás: Hoy Chichos cuenta con caniles, refugio, un predio y es una institución reconocida, respetada y valorada en la comunidad. Periódicamente realizan castraciones masivas, están construyendo un quirófano…. pero desgraciadamente esto no alcanza, vecino.

Hacen falta más manos que ayuden, hay que centralizar y organizar todos los esfuerzos individuales y aislados en una gran organización para terminar con el problema de los perros callejeros. Y su propuesta de que el estado tome el toro por las astas, viene de perillas para discutir y enriquecerla.

Un abrazo fraterno, felicitaciones sinceras por el trabajo que lleva adelante y un consejo, si me permite: No se haga mala sangre por los insensibles que ven a diario, combatámoslos con hechos concretos como lo venimos haciendo, desde su tarea diaria, desde las páginas de este diario; desde lugares invisibles y en silencio, hay mucha gente trabajando por el bien común. Hagamos pesar que somos más.

Un abrazo, buen domingo.

Alejandro Lopez – Director

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*